Síndrome del burnout: ¿Quemado por el trabajo?

¿Qué es el síndrome del burnout? ¿Cuáles son sus características? ¿Qué profesiones son las más propensas a padecerlo? ¿Existen recomendaciones para evitarlo?

Un día normal en el trabajo:

Teléfonos sonando,  se compañero que siempre se está quejando de todo, tu jefe que te aborda con un encargo “¡¡para ya!!”, no tienes tiempo para comer, atiendes a un cliente, atiendes a otro. Intentas parar 10 minutos, vuelve a sonar el teléfono, bandeja de entrada con 123 correos sin leer. Llega otro cliente sin haber pedido cita, vuelve tu jefe, ¿dónde está el informe que te pedí?, no has ido al baño en horas, llamada de tu pareja, hoy cenamos con Roberto y Laura, no te acordabas. Llega la horade salir, tienes un montón de trabajo aún pendiente, llamas y dices que llegarás tarde a la cena. Un día más eres el último en salir de la oficina.

Puede sonar exagerado, pero esta situación es el día a día de montones de trabajadores de este país. Todos conocemos situaciones y periodos en los que el estrés laboral puede surgir y hacernos complicado desempeñar nuestro trabajo de la forma adecuada. Si estos periodos, son puntuales, se asumen y lidia con ellos de la mejor manera, pero cuando se cronifican, es cuando comienzan a surgir los problemas de verdad.

Síndrome del burnout

El síndrome del burnout, es la respuesta de nuestro cuerpo y mente a la agresión continuada que supone el trabajar en unas condiciones muy adversas de manera continuada en el trabajo.

Éste síndrome presenta 3 características esenciales que aparecen en aquellos que lo sufren:

  • Agotamiento físico y emocional progresivo y creciente.
  • Cinismo (indiferencia y actitud distante ante el trabajo).
  • Falta de eficacia profesional (ausencia de motivación, evaluación negativa del propio trabajo y creencia de falta de habilidades).

El síndrome del burnout se ha comprobado que se da en mayor medida en aquellas profesiones o puestos de trabajo en los que existe atención a terceros: profesionales de la salud, docentes, trabajadores sociales, psicólogos y abogados son las profesiones dónde más habitualmente se produce el burnout. También, a día de hoy, realmente puede surgir en cualquier contexto en el que el trabajador sufra crisis continuadas de falta de competencia en el desempeño del trabajo.

A nivel sociodemográfico, no se observan diferencias en el riesgo a padecer burnout entre hombres y mujeres.

¿Y qué hacemos para evitar sufrir el síndrome de burnout?

Bien, se debe actuar en dos frentes. El primero tiene que ver con la gestión personal del estrés y el segundo con las condiciones de higiene laboral en el trabajo.

A nivel personal es recomendable actuar en los siguientes frentes:

  • Técnicas de relajación: volvemos una vez más a la respiración diafragmática para controlar los picos de estrés. También es muy útil practicar la meditación. Hay multitud de aplicaciones para el móvil que te ayudarán a practicarla si te animas y quieres probar.
  • Ejercicio físico: Importantísimo establecer una rutina deportiva en la semana. Además de mejorar nuestra condición física, ayudará a desconectar de los problemas del trabajo.
  • Hábitos saludables: Cuidar la dieta, dormir las horas necesarias para estar descansado, evitar el tabaco y las bebidas alcohólicas y mantener una buena red social con la que compartir ocio y tiempo libre, ayudarán a prevenir y afrontar de la mejor manera posible las cargas de estrés.
  • Ayuda profesional: Terapias específicas para controlar el estres laboral son extremadamente útiles y efectivas.

En el entorno laboral habrá que tener en cuenta lo siguiente:

  • Tratar de cumplir con los horarios de trabajo: Sobre todo haciendo hincapié en la hora de salida y descansos.
  • Evitar las cargas excesivas de trabajo y delegar aquello que no necesitamos hacer nosotros.
  • Mantener una adecuada temperatura en el puesto de trabajo y cuidar hábitos posturales y ergonomía del puesto.
  • Cuidar relaciones laborales con los compañeros de trabajo. Ten en cuenta que son personas con las que pasar un montón de horas todos los días. Intenta que la convivencia sea lo más agradable posible para todos. Hay que evitar sentirse aislado o solo en el trabajo, ya que esto contribuiría a elevar el riesgo de sufrir el burnout.

Conslusión

Manteniendo siempre en mente los 3 puntos que tenemos que cuidar podremos mantener a raya ese estrés y evitar “quemarnos”:

  1. Saber estrategias para afrontar el estrés.
  2. Cuidar tus hábitos personales y laborales.
  3. Mantener una red social que te apoye y enriquezca.

 

Start typing and press Enter to search